Lo que no deberías hacer por Whatsapp

0
54

Un teléfono sin WhatsApp es como una mañana sin café, un vehículo sin gasolina y una fiesta sin música. Sin temor a equivocarme, nadie puede negar lo mucho que resuelve esta aplicación líder en mensajería instantánea. Y como es usada para absolutamente todo, he aquí una guía de lo que no debes hacer para no quemarte como un usuario molestoso y para no estar expuesto a estafas, extorsiones o infección por malware.

Bien es cierto que esta aplicación, fundada en el 2009 por Jan Koum y comprada el 19 de febrero de 2014 por la empresa Facebook (por 19,000 millones de dólares), fue creada con el fin de compartir imágenes, videos, mensajes de texto y más adelante videollamadas y estados…

No es que se tenga el permiso de mal usar esas funciones dadas. Por lo que es muy fácil convertirse en un contacto temible, cuando no se sabe cómo usar esta aplicación con sentido común y cuidado. Muchos, al preguntarles, nos dicen sentirse molestos y abrumados con la forma en cómo sus contactos usan esta app de mensajería.

En primer lugar es necesario definir para qué usas tu “WhatsApp”, “wasap” o como coloquialmente se le dice guasap. Hay que reconocer que usamos esta app de mensajería no solo para asuntos personales y familiares, sino hasta para trabajar. Ahí está la necesidad de hacer un autoanálisis de cómo estamos usando esta herramienta y si la manejamos de acuerdo a eso. Desde tu foto de perfil hasta las horas que escribes, es un punto para analizar.

De seguro que en tu lista de contactos de WhatsApp tienes a algún usuario que todos los días te manda imágenes y vídeos absurdos. Es un mal hábito que ha crecido con su uso y resulta muy desagradable a muchos.

Y más cuando la memoria del celular está llena o cuando simplemente el remitente no le interesa el contenido del mismo. Se comparte, pero hay que pensar si lo que vas a enviar realmente interesa a tu vecino de WhatsApp.

La regla sería no abusar de los mensajes en cadena, imágenes y más. También hay que verificar la veracidad de los mismos, no desinformar y comprobar que lo que envías sea de una fuente real. Nunca enviar por enviar. La saturación es algo que molesta.

Esto no quiere decir que no se manden jamás archivos ni mucho menos, pero sí tener cierto límite. Para seleccionar los archivos que quieras ver, vete a ajustes, selecciona la opción “Chats” y prende o apaga la opción que dice “Visibilidad de archivos multimedia”.

Hablar “a plazo” Mucha gente nos dijo que una de las cosas que más incomoda es una persona que te envíe una palabra por mensaje. Sé paciente al escribir los mensajes y envíalos cuando estén listos, con sus puntos y espacios para que se entienda.

Ahí mismo se agrega la ortografía de los mensajes. ¡Cuántos malos entendidos han nacido por no poner un punto, una coma o una palabra como va! Hay que cuidar la forma de cómo escribimos, aún teniendo la función de “Eliminar para todos”, no querrás abrumar con “Este mensaje fue eliminado” cada vez que escribas mal.

Además, es bueno recordar que la función borrar, según reglas de la compañía, si tú o el destinatario no están utilizando la versión más reciente de WhatsApp para Android, iPhone o Windows Phone, esta función no será compatible y después de una hora, se desactiva la opción de borrar.

Toda persona tiene al menos un chat de grupo familiar, de amigos, compañeros de trabajo y hasta de la junta de vecinos. Hay que manterlo como lo que es: un grupo de varios con un fín en común.

Y Ver cómo dos personas mantienen una conversación íntima dentro de un grupo, es algo que también molesta a los demás integrantes del mismo. Para eso, es mejor utilizar un chat privado.

¡Precaución Con los grupos!, ya que en muchas ocasiones no conocemos a todos los miembros que lo componen. Según la Oficina de Seguridad del Internauta, es bueno poner especial cuidado en la información que se envía, sea confidencial o que te pueda comprometer, porque nunca podrás saber lo que hará con ella el receptor.

Otro punto que revela el reporte, es tener mucho cuidado con los enlaces que recibamos y seguimos en los grupos y chats privados, sin ver el sitio al que apuntan, ya que esto puede infectar tu dispositivo. Y adicional, las locaciones que enviamos.

Evadir los mensajes. Hay algo que pasa muy frecuente en los grupos que, para muchos, resulta de mal gusto, y es el hecho de hacer una pregunta por uno de los grupos y, sin recibir respuesta, otro integrante evada la pregunta con una foto o video.

Es una aplicación, sin embargo, recuerda que equivale a cómo se maneja una persona con la otra. No debes ignorar la necesidad de alguien, ni siquiera en esta plataforma digital.

Dejar en visto. ¿Cuántas veces algún contacto o a ti misma te habrán reclamado cuando los dejas con las palomitas de azul? La confirmación de lectura del mensaje es malestar muy común, que crea ansiedad, aún sabiendo que la persona puede realmente no estar disponible para responder.

Lo cierto es que no debería preocupar que te hayan leído el mensaje. Si piensas reclamar, piensa que quizás no tenía tiempo o, simplemente, no lo quiso responder. También puede ser que tu contacto no sea de mucho escribir o escuchar notas de voz y prefiera las llamadas. ¡Así que llama!

Y por el hecho de ver a tu contacto online, no significa que esa persona esté disponible para conversar, algo que muchos piensan. La gente usa el WhatsApp para trabajar, indica que podría darse el caso de no estar disponible.

Si pasan largas horas y días, y tu contacto, no te responde, pudo haber sido que se le haya olvidado; y si es costante, lo ideal es que se lo comentes y así los malos entendidos no tienen lugar.

Si eres de los que olvidan responder, hazlo inmediatamente te hablen. Claro, va a depender de la urgencia de la conversación. Algo que recomiendan es tomar una hora para responder todos los mensajes y no dejar en ignorado a nadie.

Los temas importantes no se hablan por WhatsApp. A menos que la persona viva a una distancia imposible o que la situación realmente lo amerite.

A pesar de que es la herramienta más rápida para resolver problemas y conversar, se ha convertido en un hábito que quiere sustituir el contacto humano. Las llamadas y las soluciones a los problemas es mejor cara a cara.

Terminar una relación, cerrar un negocio o un contrato, coordinar préstamos, son acciones que hay que evitar por este delicado medio de mensajería.

Y qué hablar de los audios. Una opción muy útil, pero algunas veces mal manejada. Volvemos a la palabra clave ‘‘excesos’’. Una conversación con una gran cantidad de audios de ideas incompletas o por otro lado larguísimas, hasta de 10 minutos… ¡no!

Si lo que vas a decir pasa de 1 minuto, es momento de que hagas mejor una llamada. La función de los mensajes de voz puede ser muy útil cuando no podemos escribir, pero para cosas puntuales. De igual manera, aunque en el WhatsApp tienes la libertad de escribir, no es que tampoco envíes enciclopedias y libros de conversaciones.

Debemos ser prudentes con la hora que le hablamos a las personas por esta aplicación. Si son asuntos de trabajo o más formales, escribir tan tarde de la noche –a menos que sea una emergencia– es una costumbre muy incómoda para muchos. Si no es un contacto de confianza como tu familia, tu pareja o un amigo, resulta una impertinencia. Y si te apetece estar tranquilo y que no te moleste nadie, sin la necesidad de desactivar los datos, vete a “Ajustes” en tu móvil Android y pulsa sobre la opción “Aplicaciones”. Dale click a WhatsApp y puncha la opción de “Forzar detención”, este botón es el que nos va a permitir apagar WhatsApp y cuando decidas volver, actívalo de nuevo.

Crear grupos sin antes preguntarles si quieren estar, es como que entren a tu habitación sin permiso. Pregunta a los futuros integrantes, si realmente quieren estar en un grupo.

Crear grupos sin antes preguntarles si quieren estar, es como que entren a tu habitación sin permiso. Pregunta a los futuros integrantes, si realmente quieren estar en un grupo.

Determinar el objetivo de los grupos. Sabemos que hay grupos para todo. Antes de crearlo, es necesario precisar para qué son hechos y mantenerlos con el objetivo claro.

Agregar números random y ver quién aparece con intenciones de conquista o cualquier otra cosa. Nunca sabemos quién es quién en esta App.

Sabías que la posibilidad de que alguien duplique tu “WhatsApp” en su teléfono, es tan fácil que el clonador necesita solo varios minutos. Es decir, cualquiera que desee verificar tus conversaciones, puede clonar tu WhatsApp en su móvil.

ZapClone es la aplicación de la que te hablamos. Con ella puedes llevar tu “WhatsApp” a otro móvil o tablet sin tener que desinstalar el primero y tener dos “WhatsApp” simultáneos con un solo número.

Te decimos esto para que tengas cuidado en dejar tu celular en cualquier mano, no vaya a ser que dupliquen tus contactos. Sin embargo, no es estar con delirio todo el tiempo, sino estar prevenidos.

Los emoticonos y los stickers hacen el mundo del “WhatsApp” más divertido y hasta para algunos es adictivo. Sin embargo, hay personas que lo usan exageradamente en las conversaciones. Su uso en exceso es una de las cosas que no debes hacer.

Hay que tener en cuenta con la función “Ubicación en tiempo real”. Y según la franquicia WhatsApp, puedes dejar de compartir tu ubicación en cualquier momento, solo tienes que elegir un plazo de tiempo para que no aparezca tu locación en tiempo real.

Puedes revocar el permiso para evitar que WhatsApp acceda a tu ubicación cuando quieras.

No revises cada 5 segundos la última conexión de tu pareja u otra persona, ya que crea frustración y ansiedad.

Puedes publicar estados que se borran a las 24 horas de haberlos publicado, sin embargo, es un error mandar indirectas. Recuerda que no todos tienen que enterarse de tus asuntos privados.

¡Amamos whatsapp! Y como será una herramienta inseparable en nuestras vidas, (hasta que llegue otra “usurpa dora”) hay que evitar impertinencias en el uso de la misma.

En los últimos días, la compañía ha continuado su reforzamiento de seguridad para aquellos que recelan su privacidad, con una nueva función que está disponible para las versiones de iOS y Android. Y lo ha hecho con tus datos biométricos, para evitar que cualquiera pueda acceder a tus conversaciones. Solo tienes que entrar a “WhatsApp”, ir al menú «Configuración» y desde ahí busca «Cuenta» y, después, «Privacidad». Por último, desplázate hasta el final y encuentra la opción «Bloqueo de Pantalla», que redirige a un menú que hay que activar, si de verdad quieres utilizar esta función. En caso de disponer de un iPhone con reconocimiento facial, se anunciará «Requerir Face ID». Ojo: tienes que actualizar la app con la versión que tienes y ¡listo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here