Jenny Polanco, el legado del orgullo dominicano

0
23
Jenny Polanco

El día de hoy la moda dominicana está de luto, se ha ido una de las mejores diseñadoras de nuestro país a causa del coronavirus. Jenny Polanco logró con su creatividad, trabajo constante y estilo auténtico, traspasar fronteras y poner el país en lo más alto.

Tuvimos el honor de disfrutar del talento de Jenny por casi 40 años, era una musa de lo elegante y exquisito, sus piezas se distinguían por su impecable terminación y por el gran amor que sentía por las raíces culturales del país. Destacando siempre por el uso de botones en ámbar y detalles de madreperla en sus accesorios, los que dejaban muy claro lo orgullosa que estaba de su patria.

Jenny Polanco

 Aquí te mostramos un recuento de su creativa vida:

Jenny Altagracia Polanco de León nació en la ciudad de Santo Domingo en el año 1958. Desde pequeña se sentía atraída por el mundo de la moda, de hecho, vestía a sus muñecas con diseños que ella creaba para cada una.

Jenny Polanco

Curso “Diseño de Interiores y Artes Plásticas” en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), luego recibió clases de patronaje, técnicas de sastrería y drapeado artístico, en la prestigiosa Escuela de Diseño Parsons en la ciudad de Nueva York.

Al acabar sus estudios Jenny vino a la isla para cumplir sus sueños y montó su atelier “Atelier Jenny Polanco S.A.”, más tarde se convirtió en propietaria de varias boutiques que se encuentran en Altos de Chavón y La Marina de Casa de Campo, en La Romana; y en Santo Domingo, en Casa Virginia, Bella Vista Mall y la Ciudad Colonial. Sus creaciones también pueden encontrarse en boutiques en Puerto Rico, Bahamas, París y New York.

Recientemente había dado apertura a “Project”, una tienda conceptual de arte y artesanía, curada por ella misma que tiene como fin de promover el talento local.

Desde su primera colección “Rayonismo” hasta la última “Spring Capsule 2020” en sus diseños impregnaba una calidad de primera, confección impecable y la mejor elección de materiales preciosos (ámbar dominicano, combinado con perlas, pieles y piedras semi-preciosas),  sello distintivo de su marca. El estilo clásico, la sofisticación y el trabajo autentico con que ella nos deleitaba, hizo que se ganara el respeto de todos dentro y fuera del país; convirtiéndose en una de las diseñadoras más afamadas de la isla y su nombre en Marca País.

Hoy solo  queda decirle a adiós a esta musa del diseño dominicano, de pausado hablar y gran humildad; fue más que una mano amiga para muchos en su búsqueda de promover el talento local por todo lo alto. Siempre vivirán en nuestra mente las sensaciones que experimentábamos con sus colecciones, y esa alegre sonrisa que siempre protagonizó su rostro.

Descansa en paz, Jenny.

Jenny Polanco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here