Dos suman más que una

0
27

Una foto insinuante subieron al grupo de WhatsApp de una empresa. Era la de una joven que laboraba en dicha compañía… una imagen en la que no dejó nada a la creatividad. Las críticas lacerantes se desataron como látigo caudillista.
Desde el hombre que imaginaba – y escribió- lo que en la intimidad le haría, hasta las mujeres que con intensa y vehemente fluidez llenaban párrafos y párrafos que iniciaban con un: “Yo lo sabía; tan santica que parece…” Pero lo peor no fueron sus comentarios en detrimento de otra mujer. Lo más dañino fue la difusión instantánea y eficiente de la fotografía.

Esa joven fue víctima de “Pornovenganza”, el mal de internet que lleva un alto porcentaje de suicidios en el mundo. Si el pensamiento que llega a tu mente va por cuestionantes como “Yo no fui que subí nada al grupo”; “Fue ella que se hizo su foto”; “¿Para qué se la envió al novio?…”, te informo que eres tan responsable al reenviarla, comentarla y criticarla como el “ex” que comenzó a difundirla.

En esta víspera del Día Internacional de la Mujer, celebro a todas aquellas que han entendido no somos competencia ni entre nosotras mismas, ni entre el género opuesto. Y más celebraré… Una foto insinuante subieron al grupo de WhatsApp de una empresa. Era la de una joven que laboraba en dicha compañía… una imagen en la que no dejó nada a la creatividad. Las críticas lacerantes se desataron como látigo caudillista. Desde el hombre que imaginaba – y escribió- lo que en la intimidad le haría, hasta las mujeres que con intensa y vehemente fluidez llenaban párrafos y párrafos que iniciaban con un: “Yo lo sabía; tan santica que parece…” Pero lo peor no fueron sus comentarios en detrimento de otra mujer. Lo más dañino fue la difusión instantánea y eficiente de la fotografía. Esa joven fue víctima de “Pornovenganza”, el mal de internet que lleva un alto porcentaje de suicidios en el mundo.

Si el pensamiento que llega a tu mente va por cuestionantes como “Yo no fui que subí nada al grupo”; “Fue ella que se hizo su foto”; “¿Para qué se la envió al novio?…”, te informo que eres tan responsable al reenviarla, comentarla y criticarla como el “ex” que comenzó a difundirla. En esta víspera del Día Internacional de la Mujer, celebro a todas aquellas que han entendido no somos competencia ni entre nosotras mismas, ni entre el género opuesto. Y más celebraré…

Cuando el yo se convierta en “nosotras”,
Cuando decidamos “integrarnos”,
Cuando entendamos “somos”,
Cuando creemos el “colectivo”,
Cuando confiemos en “nuestro potencial”.
Cuando nos apoyemos la “una a la otra”,
Cuando elijamos “mujeres en las urnas”…
Cuando seamos conscientes de todo esto… creceremos.

En nuestras manos está el cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here