La camiseta blanca: un clásico del guardarropa

0
87

Es el básico de lo básico, pero en el buen sentido que puede existir. Una de las piezas más versátiles que puedes tener. Este complemento esencial de la moda se puede llevar tanto de día como en la noche.

Esta prenda la podemos encontrar de formas inimaginables, muy diferentes unos de los otros. De cuello redondo, de pico, de manga corta o sin mangas… Hay infinitas alternativas que podemos optar para dar forma a un look diferente.

El origen de esta prenda se remonta en 1904 cuando Cooper Underwear lanzó esta pieza solo para hombres solteros; ideada para llevar debajo de la camisa y acompañada del eslogan publicitario: «Sin imperdibles, sin botones, ni aguja ni hilo». Luego de esto la firma Sears propuso llevarla como pieza exterior en 1938; le siguió Fruit of the Loom o Hanes, pero sería el famoso actor Marlon Brando quien la convertiría en una auténtica tendencia.

En los años 60 y 70, la camiseta blanca se volvió básica y su uso se extendió a las mujeres. El modelo de aquella época era el de manga corta y corte ajustado, con un largo que llegaba hasta la cintura. Las mangas podían ir con o sin vuelta. En los 90 llegarían el minimalismo casual de Calvin Klein y sus musas.

Hoy, se han convertido en una de las prendas must que todos tenemos en nuestro armario y que solemos utilizar para cualquier tipo de look. Un imprescindible que puedes combinar con jeans, trajes, faldas, vestidos, y otro tipo de piezas. ¡Y es que las camisetas blancas se pueden combinar con todo! hemos elegido 5 de las mejores formas de usar la clásica camisa blanca. Prepárate para la inspiración en 3, 2, 1 …

1. Acompañado de un par de jeans o pantalones.

Si existen dos piezas que puedan definir la simplicidad al unísono, son estas dos prendas que todas tenemos en nuestro armario. Este es el uniforme infalible tan versátil que se adapta a todos los estilos posibles.

2. Sobre un vestido slip

Ideal para los días de verano, dándole ese aire de casual y fresco a tu outfit, una manera de adaptar la prenda mas atemporales y de dar un aire distinto a tu estilismo.

3. Úsela con un traje neutral

Combinación de lujo: la camiseta blanca aportará un dress code más formal y relajado. Un look con el que renovarás la silueta working sin apostar por tendencias complicadas.  

4. Con shorts o pantalones ciclistas

La opción mas cómoda para quien busca una prenda ceñida que no limite la libertad de movimiento. Los shorts son la prenda comodín que favorece todo look y los pantalones ciclistas hacen un buen equipo con una camiseta blanca de gran tamaño para equilibrar la silueta ajustada.

 5.Junto a una falda

Es una de las mejores opciones, una combinación ganadora muy acertada para restarle elegancia y sacarle el máximo partido. En la versión que quieras, unida a tu camiseta creara estilismos cómodos e informales.

Lo mejor que tiene una camiseta blanca es que cualquiera le puede dar su propia personalidad a esta pieza atemporal, tratado de hacer lo mejor que se sienta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here